Advertisement
News
Advertisement

PAHO: Strengthening Regional Cohesion and Action in Health

Fri, 04/15/2011 - 4:21am
Pan American Health Organization

Let us multiply forces in the struggle to improve our region's health;  let us make of the world a safest place with high quality surveillance systems and transparency reporting the unusual health patterns; and, let us always be alert to what is unpredictable to safeguard the health of ours populations. PAHO Director, Dr. Mirta Roses sends important messages for the Region during her opening remarks at the XV Pan American Congress of Infectious Diseases (API).  (in Spanish)


XV Congreso Panamericano de Infectología (API)

Punta del Este, Uruguay

7 de abril del 2011

Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Dra Mirta Roses Periago inaugura XV Congreso Panamericano de Infectología  (API) con tres importantes mensajes para la Región.

 

  • “Aunar fuerzas, no es sumarlas, sino multiplicarlas”

Directora de la OPS resalta la importancia de “Liderar esfuerzos colaborativos estratégicos entre los Estados Miembros y otros aliados, para promover la equidad en salud, combatir la enfermedad, y mejorar la calidad y prolongar la duración de la vida de los pueblos de las Américas”. En este sentido señala que la Asociación Panamericana de Infectología (API) es un aliado imprescindible para la OPS para mejorar la prevención y el control de las enfermedades infecciosas en la Región.  La fluida relación entre la API y la OPS se formalizó en el 2008 en un Acuerdo de Cooperación entre ambas instituciones, plataforma no para sumar, sino para multiplicar el impacto de las actividades de colaboración.

"El apoyo recibido de parte de la API para responder al brote de cólera de Haití es un ejemplo del impacto de esta colaboración, donde en solo siete días, un tiempo record desde la declaración del brote de cólera por las autoridades haitianas, la API junto a pediatras infectólogos de la organización hermana, SLIPE, logró disponer de unas guías de tratamiento para el cólera, actualizadas y adaptadas al patrón de resistencias de la cepa de cólera circulante. La experiencia de infectólogos del Perú, el Ecuador, la República Dominicana, y la Argentina, sirvió para afinar las pautas de tratamiento antibiótico, y de rehidratación de los pacientes."- señaló. 

  • “Las decisiones pequeñas tienen consecuencias grandes”

Llama la atención la directora de la OPS como la notificación de los primeros casos de una enfermedad respiratoria, aguda, grave, en pacientes jóvenes, con una mortalidad inusitada se originó en los profesionales de la salud que trabajaban en la primera línea. La decisión, que puede parecer “pequeña”, “irrelevante para el trabajo del clínico”, de notificar, alertar a las autoridades de salud, inició las investigaciones, verificaciones y alerta epidemiológica que permitió detectar y caracterizar un nuevo subtipo de influenza, responsable de la primera pandemia del siglo XXI.  

La pandemia además puso a prueba el nuevo Reglamento Sanitario Internacional (IHR), en la detección precoz de comportamientos inusuales de enfermedades o síndromes,  es donde los profesionales de salud tienen un papel clave, todo evento de salud pública notificado a tiempo y de forma transparente hará del mundo un lugar más seguro. Decisiones pequeñas, como la  notificación de una infección respiratoria inusual,  tiene consecuencias grandes traducidas en la identificación y caracterización de un virus pandémico.

  • “Prepararse para lo imprevisible es un factor de éxito”

La Dra. Roses llama la atención acerca de la Resistencia a los antimicrobianos, tema central de la celebración del Día Mundial de la Salud, señalando que el uso racional y apropiado de los antimicrobianos es una de las mejores estrategias para contener las resistencias. Haciendo un llamado a una conciencia pública y una acción urgente este Día Mundial de la Salud prevé y establece los pasos para centrar nuestra atención ante el peligro a la salud que representa la resistencia a los antimicrobianos, nuestra acción de hoy pudiese contribuir al éxito de mañana en garantizar la salud de nuestras poblaciones. - subrayó.


* Dra. Mirta Roses Periago

   Directora

   Organización Panamericana de la Salud

   Palabras de apertura XV Congreso Panamericano de Infectología

Distinguidos miembros del XV Congreso Panamericano de Infectología

Distinguidos

Delegados y delegadas, participantes, colegas, amigas y amigos

Es para mí un honor participar en esta Ceremonia de Apertura y agradezco de manera muy especial a la Asociación Panamericana de Infectología por esta distinción para la Organización Panamericana de la Salud OPS).

En esta ocasión especial, quisiera compartir con ustedes tres mensajes:

El primero es: Aunar fuerzas, no es sumarlas, sino multiplicarlas

El segundo es: Las decisiones pequeñas tienen consecuencias grandes,

y el tercero es: Prepararse para lo imprevisible es un factor de éxito

Con respecto al primero:

1. Aunar fuerzas, no es sumarlas, sino multiplicarlas

El origen de la OPS está ligado a las enfermedades infecciosas. En los primeros años del siglo XX, las enfermedades infecciosas tales como la  fiebre amarilla y la malaria se propagaron de manera importante por el continente americano, lo que llevó a la convocatoria de la primera Convención General Sanitaria de las Repúblicas de las Américas, que se celebró en 1902 en Washington DC. Durante esa reunión, los representantes de 11 países de las Américas crearon la entidad que conocemos hoy como Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Desde entonces hasta el presente las enfermedades infecciosas representan uno de los ejes conductores de su misión, que dice:

Liderar esfuerzos colaborativos estratégicos entre los Estados Miembros y otros aliados, para promover la equidad en salud, combatir la enfermedad, y mejorar la calidad y prolongar la duración de la vida de los pueblos de las Américas.

La Asociación Panamericana de Infectología (API) es un aliado imprescindible para mejorar la prevención y el control de las enfermedades infecciosas en la Región. La API, a través de su extensa membresía, capitaliza el conocimiento médico, recoge las evidencias, y la experiencia acumulada de generaciones de infectólogos que han enriquecido con sus aportes, a la Asociación y a la medicina americana.

De manera natural, existía desde hace tiempo una fluida relación entre la API y la OPS y, desde el 2008 ésta se formalizó en un Acuerdo de Cooperación entre ambas instituciones, el cual ha sido la plataforma para no para sumar, sino para multiplicar el impacto de las actividades de colaboración.

Hay muchos ejemplos para citar, pero quiero traer uno en especial, que es el más reciente,.

Se trata del apoyo recibido de parte de la API para responder al brote de cólera de Haití. En solo siete días desde la declaración del brote de cólera por las autoridades haitianas, se logró disponer de unas guías de tratamiento para el cólera, actualizadas y adaptadas al patrón de resistencias de la cepa de cólera circulante. En un tiempo record,  infectólogos de la API, y también pediatras infectólogos de la organización hermana, SLIPE, respondieron de manera generosa al llamado de la OPS para colaborar en la elaboración de estas guías de tratamiento. La experiencia de infectólogos del Perú, el Ecuador, la República Dominicana, y la Argentina, sirvió para afinar las pautas de tratamiento antibiótico, y de rehidratación de los pacientes.  Las pautas fueron traducidas al francés y al inglés, y han sido utilizadas ampliamente en la atención de los pacientes en Haití, contribuyendo a mejorar la calidad de la atención. Estas pautas han sido la base para la elaboración de guías nacionales en numerosos países de la Región.

Este ejemplo ilustra mi primer mensaje “aunar fuerzas, no es sumarlas, sino multiplicar el impacto y alcance de las intervenciones.

Con el segundo mensaje:

2. Las decisiones pequeñas tienen consecuencias grandes

Estoy segura que muchos de ustedes recuerdan el anterior Congreso de la API, en Campos da Jordao, a finales de abril de 2009 y  que en ese Congreso, una de las sesiones más concurridas fue la que se presentaba, casi en directo, la emergencia de la pandemia de influenza 2009. Ese fue el primero de los innumerables espacios de debate, conferencias y congresos que ocupó la Pandemia 2009.

La notificación de los primeros casos de una enfermedad respiratoria, aguda, grave, en pacientes jóvenes, con una mortalidad inusitada se originó en los profesionales de la salud que trabajan en la primera línea. La decisión, que puede parecer “pequeña”, “irrelevante para el trabajo del clínico”, de notificar, alertar a las autoridades de salud, inició las investigaciones, verificaciones, alerta epidemiológica--- etc, que permitió detectar y caracterizar un nuevo subtipo de influenza, responsable de la primera pandemia del siglo XXI.  

La pandemia además puso a prueba el nuevo Reglamento Sanitario Internacional, que ha de entrar en funcionamiento pleno el próximo año, 2012.

Ustedes conocen por experiencia directa que, en nuestro mundo globalizado las enfermedades pueden propagarse rápidamente y a gran distancia al amparo de los viajes y el comercio internacionales. Una crisis sanitaria en un país puede afectar a los medios de vida y la economía de muchas partes del mundo. Tales crisis pueden tener su origen en enfermedades infecciosas emergentes como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) o una nueva pandemia de gripe humana.  Y ahí, en la detección precoz de comportamientos inusuales de enfermedades o síndromes,  es donde los profesionales de salud tienen un papel clave.

Debemos tener presente que el RSI tiene como objetivo el proteger la salud pública previniendo la diseminación de enfermedades. El hecho de que todo evento de salud pública sea notificado a tiempo y de forma transparente hará del mundo un lugar más seguro

Así hemos podido comprobar como, a veces, decisiones pequeñas, como la  notificación de una infección respiratoria inusual,  tiene consecuencias grandes traducidas en la identificación y caracterización de un virus pandémico.   Desde la OPS queremos animar a ustedes, especialistas en enfermedades infecciosas a que tomen decisiones aparentemente pequeñas, como notificar situaciones inusuales, de elevada letalidad, o con manifestaciones clínicas no esperadas, a las autoridades de salud. Este sencillo gesto puede tener consecuencias importantes para la salud de todos.

Finalmente mi tercer mensaje:

3. Prepararse para lo imprevisible es un factor de éxito

Hoy, justo hoy, 7 de abril, es un día emblemático. No solo porque se inaugura el Congreso de Infectología de mayor impacto en la Región - ya que a él asiste el número más elevado de infectólogos de  Latinoamérica, sino porque se trata del Día Mundial de la Salud.

Hoy se celebra en todo el mundo, a través de miles de eventos, con el mismo tema:

Resistencia a los antimicrobianos.

Si no tomamos acción hoy, no habrá cura mañana.

En agosto del año pasado, la OMS seleccionó el tema para el Día Mundial de la Salud 2011. El tema fue una sorpresa para muchos de nuestros colegas, y nos obligó a trabajar contra el reloj para preparar la campaña, los materiales científicos, y los documentos base para formular las políticas de salud. Sin embargo, gracias al trabajo previo de la Región en la vigilancia y contención de las resistencias, en los diferentes programas de  prevención de enfermedades, y en la mejora del uso racional de los medicamentos, fue posible preparar a tiempo los materiales y documentos necesarios e informar a los diferentes socios y actores en todos los países.

En este congreso, hay un espacio importante dedicado a las infecciones asociadas a la atención de salud, en las que las resistencias antimicrobianas tienen graves consecuencias. Ustedes son bien conscientes de la amenaza que ellas suponen. En los hospitales, los patógenos multirresistentes ocasionan una importante morbilidad y mortalidad. En algunos países, ocasionan más muertes al año que el VIH/SIDA, la influenza y los accidentes de tráfico juntos.

Estos patógenos hospitalarios son responsables de un gran aumento en los costos de salud por la prescripción de medicamentos más caros y la prolongada estancia hospitalaria. De manera alarmante, para algunos de estos patógenos, no existe tratamiento antibiótico eficaz, de manera que los hospitales han de invertir grandes sumas en infraestructura y equipamiento para limitar la diseminación de la infección. Además, estas infecciones hospitalarias afectan a los pacientes más frágiles, en las unidades de cuidados intensivos, oncología, neonatología, donde suelen ocasionar una alta mortalidad.

Pero también los patógenos comunitarios presentan patrones de resistencias que dificultan su tratamiento. Neumococo, estafilococo, meningococo, shigella, salmonella, Vibrio cholerae, ya no responden a los antibióticos que prescribían nuestros profesores. De hecho, el tratamiento de las enfermedades infecciosas sufre cambios continuamente, por la aparición de nuevos mecanismos o patrones de resistencias.  El uso racional y apropiado de los antimicrobianos es una de las mejores estrategias para contener las resistencias.

Lamentablemente, la contención de las resistencias no está solo en las manos del sector salud. Es un problema complejo, en el que muchos otros sectores y actores tienen relevancia como son la cría de animales, las prácticas agrícolas, la industria de alimentos, la industria farmacéutica, la propia comunidad, y los dispensadores de medicamentos. 

Sin la conciencia pública y una acción urgente, la resistencia a los antimicrobianos amenaza con hacer retroceder al mundo a la era pre-antimicrobiana, cuando no existía tratamiento eficaz para la neumonía, meningitis, malaria o tuberculosis.

Este Día Mundial de la Salud, es un llamado para despertar antes de que sea demasiado tarde.  La resistencia a los medicamentos no es un problema del futuro, sino que se encuentra presente en nuestra realidad cotidiana.

Y este mensaje está especialmente dedicado a todos ustedes, que tratan todos los días  con enfermedades infecciosas:

Si no tomamos acción hoy, no habrá cura mañana.

Muchas gracias


Para más información, contactar Oficina de la Dirección, Organización Panamericana de la Salud. (OPS/OMS)

 

SOURCE

Advertisement
Advertisement

Share this Story

X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading